EDITORIAL

Mi Vida y El Deporte

Lograr mis sueños se veía como algo lejano y difícil, pero después de tanto trabajo duro y persistencia logre lo que me propuse a lo largo de mi vida. No voy a mentir, no fue tan facil, pero tampoco fue imposible, nada lo es. Si es lo que desean, no se den por vencidos, porque aunque en el camino nos crucemos con obstáculos, estos, son parte de la experiencia de crecer como personas, aprender a ser mejores y lograr nuestros objetivos.

En mi vida nada fue fácil, tuve que  sobrepasar muchos inconvenientes. Por momentos te sentís vencido o tentado por cosas que no te benefician, ahí es cuando tenes que tener más fuerza que nunca y entender que los sacrificios que hiciste o las cosas que dejaste de lado valen la pena y no han sido en vano. 

Facundo Quiroga

Quiroga se mudó a una pensión en Rosario para poder iniciar su trayectoria en las inferiores de Newell´s Old Boys en 1995.

En mi experiencia en particular el sentimiento de estar pro primera vez en una cancha, sentir que la adrenalina recorre mi cuerpo y recordar todo lo que pasé para estar ahí es hermoso e inigualable. el estar lejos de mis familiares, por ejemplo, fue doloroso y sumamente angustiante, pero al mirar atrás logro comprender todo lo que aprendí de mi carrera. 

A mis quince años tuvo lugar mi primera prueba para entrar a Newell’s Old Boys de Rosario, en la cual no me tomaron y me dijeron que tendría que esperar un año. Fue una gran desilusión y no niego que pensé en renunciar ya que fue un golpe muy grande, pero aún así seguí jugando y entrenando porque lo que quería era claro y este inconveniente no iba a pararme de lograr lo que tanto anhelaba. Así fue como un tiempo después, llegó el día que tanto esperaba, la oportunidad que dio inicio a mi vida en el deporte. 

Tuve que mantenerme fuerte y mi madre me apoyo en todo momento, en el mundo deportivo me encontré con una realidad en la cual muchas veces te rechazan, pero esto no es motivo para abandonar, sino que es una vivencia para tomar como enseñanza y fortaleza, esto se aplica no solo en el deporte, sino también en la vida misma. si no hubiese tomado ese concejo no hubiera alcanzado todo lo que soñée

«Si yo pude, ustedes también pueden hacerlo. Confíen en si mismos, todo sacrificio tiene su premio.»

Facundo Hernán Quiroga con 17 años y luego de una prueba de talentos, toma la decisión de separase de su familia para comenzar con su ilusión de ser un futbolista profesional mudándose a la ciudad de Rosario, Santa Fe para jugar en las divisiones inferiores del club Newels Old Boys en el año 1995. En el mismo debuta en la primera división con 19 años y es convocado por la Selección Nacional Argentina Sub 20. A los pocos partidos emigra a Europa donde es contratado por el Sporting de Lisboa Club de Portugal donde jugo desde 1998 hasta 2002,  con un paso por el club Italiano Napoles de Italia donde fue cedido a préstamo en la temporada 2000-2001, en Italia fue reconocido en varias oportunidades como el jugador del partido; luego regresa al club portugués hasta el año 2004, en estas etapas tuvo la oportunidad de jugar con grandes jugadores entre los cuales estaba un joven Cristiano Ronaldo al cual Facundo llevaba a los entrenamientos en Alcochete, Portugal, donde realizaban las practicas con el Sporting. También gano la Copa de la Liga en el año 2002 y jugó Copa UEFA EUROPA LEAGUE.

Luego es contratado por el club Aleman Wolsfburg en el cual completa su contrato hasta el año 2008 para regresar a la Argentina y jugar en River Plate durante 3 temporadas. En el año 2010 es contratado por el Club Huracán de Parque Patricios y luego es traspasado a el Club All Boys donde participa hasta el año 2013.

Facundo Quiroga jugo 16 partidos oficiales con la Selección Nacional Argentina, partidos del Campeonato Nundial Sub 20 donde es campeón con el plantel  y partidos Copa América y eliminatorias mundiales con el seleccionado mayor compartiendo entre el campo con los mejores jugadores de Argentina y el mundo, entre ellos un joven Lionel Messi.

En su carrera sus mayores obstáculos fueron grandes lesiones que lo marginaban de las canchas por varios meses pero, siempre regresaba con mas ímpetu con el objetivo de cumplir sus objetivos personales y nunca bajar los brazos y así recorrer una trayectoria deportiva impecable con grandes sacrificios familiares y personales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *